Desde sus comienzos como grafitero y muralista en las calles de su Madrid natal, Fernando Quintanilla ha querido eliminar los límites que nuestra cultura ha impuesto entre el artista y el artesano. Hoy